Coordinación Nacional de Comunicación Social
México, D.F. 
 
 



MENSAJE DEL DOCTOR LEONARDO VALDÉS ZURITA, CONSEJERO PRESIDENTE DEL INSTITUTO FEDERAL ELECTORAL EN LA INAUGURACIÓN DEL SEMINARIO EXPERIENCIAS DE VOTO ELECTRÓNICO EN MÉXICO Y EL MUNDO, QUE SE LLEVÓ A CABO EN ELAUDITORIO DE LA SEDE CENTRAL DEL INSTITUTO



Maestro Marco Antonio Baños, Consejero Electoral y Presidente de la Comisión Temporal Para Realizar las Investigaciones y Estudios Técnicos que Permitan Determinar la Viabilidad o no de Utilizar Instrumentos Electrónicos de Votación en los Procesos Electorales Federales,

Señora consejera y consejeros electorales del Instituto Federal Electoral,

Integrantes de la Junta General Ejecutiva,

Distinguidos invitados, compañeros y amigos del Instituto Federal Electoral,

Estimados compañeros de las juntas locales y distritales que nos siguen por el sistema EDUSAT.  

Buenas tardes a todos. 

Les agradezco a todos la disposición personal y profesional para participar en este “Seminario: Experiencias del voto electrónico en México y el Mundo”. Sé que algunos, por las restricciones económicas que tenemos, incluso tuvieron que hacer esfuerzos a título personal para estar aquí. Les aprecio sinceramente ese compromiso y generosidad. 

Una tradición del Instituto Federal Electoral es involucrar la tecnología en la organización de los procesos electorales.

Las herramientas tecnológicas nos han ayudado a construir confianza entre las autoridades electorales, los partidos políticos y los ciudadanos. 

Con la evolución que ha experimentado la sociedad y la informática en los últimos años, estoy convencido que para consolidar nuestra democracia todavía se requieren algunos cambios institucionales. Uno de ellos, es sin duda, integrar algunas de las innovaciones que se han probado en materia del voto electrónico. 

La creación en diciembre de 2009 de la comisión temporal responsable de determinar la viabilidad o no de utilizar instrumentos electrónicos de votación en los procesos electorales federales, está asociada a una visión: seguir perfeccionando nuestra democracia. 

Es un hecho que en las sesiones de dicha Comisión, se ha avanzado significativamente en el análisis de las opciones tecnológicas existentes para llevar a cabo votaciones electrónicas. 

Se han revisado tanto los aspectos de seguridad, instantaneidad de los resultados, portabilidad, costos y depreciación, auditabilidad, así como las diferentes fundamentaciones jurídicas que han sustentado tanto ejercicios vinculantes como pruebas piloto. 

Indudablemente los documentos presentados en esta comisión temporal, han aportado elementos relevantes que serán de utilidad para determinar la posición oficial del IFE en relación con la votación electrónica. 

La revisión de las experiencias nacionales y de otros países, que se ha dado en el marco de esta comisión, se complementará con el Seminario que estamos inaugurando el día de hoy. 

Tengo la seguridad de que las ponencias y el debate que se desarrolle aquí, durante lo que resta del día y mañana, contribuirán a profundizar la información que sobre la votación electrónica hemos generado. 

La participación de especialistas, académicos, funcionarios electorales y de organismos internacionales, es por sí misma ya un logro de este evento. La claridad de sus ideas y la interacción personal que se efectuará en estos dos días, me permiten anticipar un éxito inobjetable para el seminario.

Por ello, me permito felicitar a los consejeros integrantes de la Comisión y a su presidente por el entusiasmo y el profesionalismo invertido en estos trabajos. 

De la misma manera, agradezco la colaboración de las áreas ejecutivas y técnicas del Instituto por su comprometida participación en las actividades de la comisión. 

Tengo plena seguridad que el resultado de su esfuerzo derivará en beneficios objetivos para la organización futura de nuestra democracia. 

Señoras y señores, el Instituto Federal Electoral es una institución que ha respaldado el cambio político con innovaciones en la organización de los procesos electorales. 

Los paradigmas logísticos que hemos generado durante los últimos veinte años, han convertido al IFE en una de las instituciones más confiables de nuestro país, contribuyeron a la consolidación del sistema de partidos, a que nuestros procedimientos para la construcción, actualización y depuración del padrón electoral sean reconocidos a nivel internacional, y, por si fuera poco, han sido instrumentos que transparentaron la alternancia en el poder.

Sin embargo, los cambios societales que hemos experimentado en los últimos años, nos obligan a repensar nuestros procedimientos institucionales de cara al futuro. 

Ahora, es cada vez más común que herramientas informáticas sustituyan el uso de papel en las actividades cotidianas, inclusive en las trascendentales para la vida en sociedad. 

Un buen número de nuestros jóvenes se enteran de su ingreso a la universidad por internet; en la mayoría de las bibliotecas públicas y una parte de las tareas escolares y cursos, incluyen el uso de equipos informáticos; cada vez más transacciones financieras asociadas al patrimonio de los ciudadanos, como el pago de créditos hipotecarios y de automóviles se realizan de manera electrónica.

Es evidente que una transformación así requiere de planeación, de una instrumentación por etapas y de estudios financieros. 

De igual forma, es claro que transformaciones de este tipo requieren de reformas legislativas. De reformas que propicien la estandarización de la votación electrónica en el país para lograr economías de escala, abatir el costo nacional del ejercicio del voto, y eviten confusiones entre los electores. 

Señoras y señores, las elecciones en México se dan cada vez más en escenarios de alta competitividad. En contiendas así, desde mi punto de vista, la votación electrónica constituye un gran instrumento de certeza. La instantaneidad de los resultados electorales que emiten, facilitan el cumplimiento de las responsabilidades de los funcionarios de casilla, el ejercicio del derecho al sufragio y se vuelven factores de transparencia y credibilidad tanto para las autoridades electorales como para los gobernantes electos. 

La transparencia y credibilidad de los procesos electorales en el futuro, para mí, está asociada al uso de instrumentos electrónicos de votación. 

Es por esta convicción que me siento honrado de la participación de todos ustedes en este seminario. 

Por la transparencia de nuestra democracia y para fortalecer la confianza en nuestro cambio político, les deseo el mayor de los éxitos.

Muchas gracias

 
 
 

Nos interesa tu opinión: